El Consejo Regional de Cámaras considera que la futura Ley de Cámaras será una garantía estable para llevar a cabo su labor en beneficio de las empresas de la región

Las Cámaras de Comercio e Industria de Castilla y León y su Consejo Regional se muestran satisfechas tras el informe del anteproyecto de Ley, por parte del Consejo de Gobierno celebrado esta mañana, ya que consideran que la futura Ley será una garantía de seguridad estable para llevar a cabo su labor en cuanto a la mejora y modernización de la competitividad de las empresas de la región.

Las Cámaras consideran fundamental que esta Comunidad Autónoma cuente con una Ley que reconozca a estas instituciones centenarias para que puedan ejercer plenamente su papel en el desarrollo económico de sus demarcaciones, contribuyendo a la vertebración de la economía de la región.

En este sentido, valoran la sensibilidad, el trabajo continuado desde hace meses entre la Junta de Castilla y León -a través de la Consejería de Economía y Hacienda- y la red cameral -a través de su Comisionado-. Fruto de este entendimiento y del diálogo permanente entre ambas partes, se legisla el papel de estas Corporaciones de Derecho Público para defensa de los intereses generales del comercio, la industria y los servicios.

El Estatuto de Autonomía de Castilla y León atribuía a la Comunidad Autónoma la competencia de desarrollo legislativo y ejecución en materia de Cámaras y reconocía su papel en cuanto a la proyección exterior de las empresas de la región. El anteproyecto del que hoy se ha informado da un paso más en el marco jurídico propio de las Cámaras otorgando estabilidad a la actuación de las mismas en su trabajo de colaboración con las Administraciones Públicas y de prestadoras de relevantes servicios a las empresas, así como en la creación de la Cámara de Castilla y León como coordinadora de la red e interlocutora con la administración tutelante.

Las Cámaras confían en que el proceso de aprobación de la Ley sea ágil y pueda ver la luz en el menor tiempo posible, una vez transcurridos los trámites necesarios. Finalmente, el Consejo Regional se pone a disposición de los grupos parlamentarios para colaborar en todo aquello que, relacionado con dicha Ley, puedan precisar y que redunde en beneficio del futuro de las empresas de la región.