La Cámara de Comercio de Ávila considera coherentes los PGC 2017 pero reclama mayores inversiones para la provincia

La Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Ávila considera coherente el escenario macroeconómico que ha servido de base para la elaboración de los PGC de 2017. Igualmente valora cómo se ha tenido en cuenta al sector empresarial de la región a través de los fondos destinados a ayudas directas, apoyos financieros e inversiones en suelo industrial, así como el beneficio sobre el IRPF para las empresas. De igual manera, la institución cameral considera positivo el aumento de fondos para la Lanzadera Financiera y el incremento en el gasto de la innovación.

Sin embargo, pese al ligero incremento en inversión para la provincia respecto al pasado año, un 1,7%, Ávila sigue a la cola en proyectos que potencien el tejido productivo para alcanzar una mayor competitividad.

La Cámara acoge con agrado la partida destinada a impulsar infraestructuras asociadas al nuevo Plan Industrial de la alianza Renault-Nissan en Ávila, -pese a desconocer aún la cuantía-, siempre y cuando repercuta en un equilibrio laboral y en el bienestar de los trabajadores de la planta y de las empresas auxiliares del entorno.

Las inversiones para la terminal de Cylog y para las actuaciones en carreteras y medioambiente son bienvenidas, aunque escasas.

Se echa en falta destinar una partida superior a los 122.000€ asignados al polígono de Vicolozano, ya que para potenciarlo son prioritarias acciones en el desarrollo de sus accesos, señalización, telecomunicaciones y aquellos servicios esenciales para la instalación de nuevas empresas. Indudablemente, para dar  valor añadido a este polígono y también al de Las Hervencias es prioritaria la conversión de la N-403 en autovía hasta su conexión a la A-6.

Ante la necesidad de fijar población y crear empleo es necesario apuntalar las empresas existentes y, con urgencia, poner en marcha un plan de reindustrialización que apueste por recuperación del peso de la industria en la economía con medidas encaminadas a mejorar su competitividad.

Dentro de un ambicioso plan debe cobrar importancia el estímulo de los sectores con “efecto tractor” como el de la automoción, pero también la inversión en maquinaria y bienes de equipo, la modernización de la industria o la mejora energética. También la mejora de las interconexiones de transporte, el incremento de la flexibilidad laboral, el apoyo al sector de las telecomunicaciones, a la unidad de mercado o contar con un suministro energético estable y competitivo.

Finalmente, la Cámara de Ávila espera que la aprobación tardía de la Ley no ralentice el inicio y ejecución de las nuevas obras previstas e, igualmente, se ponga a disposición de las empresas todas las ayudas previstas en las Cuentas de la Comunidad a la mayor brevedad posible.